Según el proyecto The Guardian Angels de la convocatoria europea FET, las tecnologías "energy harvesting" y "zero power" se convertirán en una plataforma de innovación clave para la industria europea, los grandes fabricantes de componentes, integradores de sistemas, proveedores de servicios y las PYME. Actuará como generador de empresas de nueva creación y nuevos servicios para la salud, el medio ambiente, el envejecimiento de la sociedad, el transporte inteligente, la energía y la interacción humana. En este proyecto en el que han participado empresas de la talla como: SIEMENS, PHILIPS, NISSAN, UNIVERSITY OF CAMBRIDGE, NESTLE, IBM, INTEL, entre otros...; se ha llegado a la conclusión de que estas tecnologías conseguirán que los sistemas de recolección de energía (energy harvesting) sean 10 veces más eficientes, un consumo 1000 veces menor y 100 veces más eficientes los sistemas de gestión de recolectores de energía combinados.

Para comprender la importancia actual de los textiles técnicos en la diversificación productiva de las empresas españolas, basta decir que, si en 2003, la producción española de textiles de uso técnico se estimaba en 2.500 millones de €, un 18% de la producción total del sector textil-confección, en 2004, ésta alcanzó los 3.600 millones de euros, lo que supone un 27% de la producción total del sector.

En el caso de la Comunidad Valenciana, el número de empresas dedicadas a la fabricación de textiles de uso técnico son alrededor de 100. En torno al 26% del total de empresas españolas del sector. Por tanto de estos 3.000 millones de Euros que genera la industria de los tejidos técnicos en España, se puede decir que alrededor del 26% se generan en la Comunidad Valenciana, es decir, aproximadamente 780 millones de Euros.

En España hay 400 empresas dedicadas a la fabricación de textiles técnicos. De estas 400, el 75% de están ubicadas en Cataluña y en la Comunidad Valenciana . De ellas, un 40% aproximadamente, tienen una cartera de productos constituida exclusivamente por textiles de uso técnico, mientras que el 60% restante comparten esta dedicación con la fabricación de textiles para indumentaria o textil-hogar y, de acuerdo con las definiciones europeas que entraron en vigor en 2004, el 38% son medianas, el 46% son pequeñas y el resto son micro empresas.

Los resultados de esta investigación se podrán transferir a todas aquellas empresas del sector de los textiles técnicos que puedan beneficiarse de la aplicación de fibra óptica y tintas conductoras a su proceso productivo. Gracias a la transferencia tecnológica de los centros de investigación a las pequeñas y medianas empresas, éstas serán las principales beneficiadas del desarrollo de esta actuación. Pues la incorporación de nuevos materiales a su cadena productiva es una excelente herramienta de diferenciación frente a la competencia externa.

Dado el carácter innovador de las tecnologías planteadas en el proyecto el resultado de su desarrollo es un impacto beneficioso para las empresas y la industria puesto que se tratan de productos que no se han realizado antes que un elevado número de empresas pueden adoptar. El enfoque de la capacidad productiva de las empresas a este tipo de tecnologías no tendría una gran complejidad debido a la sencilla integración que puede realizarse en todas ellas. Además, específicamente en la zona de la Comunidad Valenciana existe un gran número de empresas textiles con capacidad de realizar una innovación de este tipo y conseguir una ventaja competitiva mediante un producto innovador favoreciendo además el crecimiento de la industrial dándole un nuevo enfoque tecnológico.

El objetivo principal del presente proyecto es la investigación en nuevas tecnologías de sensorización con tecnología energy harvesting para aplicación sobre tejidos. Estas nuevas tecnologías permitirán adaptar los tejidos a las demandas del mercado en cuanto a la sensorización de tejidos permitiendo monitorizar diferentes variables dependiendo de la aplicación o necesidad concreta.

Es una realidad que la industria de la fibra óptica ha revolucionado el sector de las comunicaciones proporcionando un mayor rendimiento y enlaces de telecomunicaciones más fiables. Paralelamente ha permitido desarrollos de sensores asociados a la industria optoelectrónica. Durante los últimos años los precios de los componentes se han reducido en gran medida desplazando a los sensores tradicionales para medir aspectos como la rotación, la aceleración, el campo eléctrico, campo magnético, temperatura, presión, vibración, posición lineal, tensión, humedad, viscosidad, mediciones químicas, y otra gran variedad de aplicaciones.

 
 

PROYECTO AMBIENTEX:

INVESTIGACION Y DESARROLLO DE TEXTILES CON CAPACIDADES DE SENSORIZACIÓN Y RECOLECCIÓN DE LA ENERGÍA AMBIENTAL